Nos ha visitado la castañera, para deleitar a los niños y niñas de infantil con este sabroso fruto del otoño.

La castanyada es el Halloween de aquí porque se realiza el día de Todos los Santos.

Si tenemos que poner una fecha a este celebración sería a finales del siglo XVIII derivada de los banquetes funerarios donde se comían legumbres o frutos secos.

Este rito funerario realzaba su sentido simbólico de comunión con el alma de los difuntos con las castañas, en concreto, con el asado de las mismas mientras se rezaban las tres partes del rosario.

Otra de las tradiciones que se derivan del origen de la Castanyada es que, durante la noche víspera del Día de Todos los Santos, los campaneros se pasaban la noche haciendo sonar todas las campanas de las iglesias en los pueblos. Como era una tarea donde se necesitaba mucha energía, se comían castañas, panallets y boniatos para poder aguantar toda la noche junto al vino moscatel que les resguardaba del frío de la noche.

Las castañas se comían asadas gracias a la castañera, el símbolo sin precedentes a la que representamos con traje tradicional y que sigue existiendo a día de hoy, sobre todo en fiestas infantiles o eventos donde las niñas y, también, los niños, van disfrazados con el traje tradicional.

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *