Pronunciation is crucial in language learning. As predominately Spanish speakers, we face specific challenges when trying to master the particular sounds of the English language. For this reason, we have implemented The Pronunciation Project in fourth grade. The project is divided into four phases with the goal of not only becoming good but excellent English speakers.

In the first phase, students have used educational flashcards and online listening exercises to familiarize themselves with problematic sounds individually. Some of these phonemes include the pronunciation of letters: J, TH, D, Z, H, as well as words beginning with the letters: S, D, and Y. In the second phase, each student has read one of four possible passages, with problematic sounds highlighted excessively. Pronunciation errors have been underlined and then stapled in the student’s journal so they can focus on their problem areas.

Currently, we are in the third phase where students read a more advanced text individually and are evaluated by English conversation assistants in real-time. These texts are also stapled in their journals so families can appreciate their progress, and students can continue focusing on sounds that are more difficult for them.

In the final stage, we will follow the same format with a peer review. Students read not only for the reviewer but also for other classmates while being evaluated. This step is an important demonstration for observers, who can learn from presenters’ mistakes.

Students who have excelled in their mastery and outstanding improvement will receive special recognition. Upon completing all phases, each student will receive a certificate of recognition for their dedication and effort in improving their English pronunciation. This project not only aims to improve students’ pronunciation but also involves families and fosters collaborative learning among peers. It is essential for students not only to master the skill of speaking English but aspire to be excellent and continue improving every day.

 

La pronunciación es crucial en el aprendizaje de idiomas. Como hispano parlantes predominantemente, enfrentamos desafíos específicos al tratar de dominar los sonidos particulares del idioma inglés. Por ello, hemos implementado The Pronunciation Project en cuarto de primaria. El proyecto está dividido en cuatro fases con el objetivo de no solo convertirnos en buenos, sino en excelentes hablantes de inglés.

En la primera fase, los estudiantes han utilizado flashcards didácticas y prácticas de escucha en línea para familiarizarse con los sonidos problemáticos de manera individual. Algunos de estos fonemas incluyen la pronunciación de las letras: J, TH, D, Z, H, así como palabras que comienzan con las letras: S, D e Y. En la segunda fase, cada estudiante ha leído uno de cuatro posibles pasajes, con los sonidos problemáticos representados excesivamente. Los errores de pronunciación se han subrayado y luego grapados en la agenda del alumno para que puedan concentrarse en sus áreas de mejora.

Actualmente, nos encontramos en la tercera fase donde los estudiantes leen un texto más avanzado de manera individual y están evaluados por las auxiliares de conversación en inglés en tiempo real. Estos textos también se grapan en sus agendas para que las familias puedan apreciar su progreso y los estudiantes puedan continuar repasando los sonidos que les resultan más difíciles.

En la última etapa, seguiremos el mismo formato con una revisión entre iguales. Los estudiantes leen no solo para el profesor, sino también para otros compañeros mientras son evaluados. Este paso es una demostración importante para los observadores, quienes pueden aprender de los errores de los compañeros.

Aquellos estudiantes que hayan destacado por su excelencia y mejora sobresaliente recibirán un reconocimiento especial. Al completar todas las fases, cada alumno recibirá un certificado de reconocimiento por su dedicación y esfuerzo en mejorar su pronunciación en inglés. Este proyecto no solo busca mejorar la pronunciación de los estudiantes, sino también involucrar a las familias y fomentar el aprendizaje colaborativo entre compañeros. Es fundamental para que los alumnos no solo dominen la habilidad de hablar inglés, sino que aspiren a ser excelentes y seguir mejorando todos los días.